Bitcoin

Tamaño Del Bloque De Bitcoin ¿Cuál Es La Controversia?

Tamaño Del Bloque De Bitcoin

El tamaño del bloque de un Bitcoin es un parámetro en el protocolo que limita el tamaño de bosques de la blockchain de Bitcoin. Como consecuencia, esto también limita la cantidad de transacciones confirmadas que se puede realizan en la red cada 10 minutos.

Si bien Bitcoin fue lanzado sin este parámetro, el propio Satoshi Nakamoto agrego un límite de 1 MB cuando todavía era el jefe en desarrollo del proyecto.

Por esta razón es que Bitcoin es capaz de procesar entre 3 y 7 transacciones por segundos, dependiendo del tamaño de cada una de ellas.

Pero en 2017 hubo un cambio importante, donde se modificó el límite del tamaño del bloque para pasar aun sistema de peso que los limita a 4 millones de “unidades de peso”.

Este cambio la forma en que la información del bloque (¿qué es un bloque?) es contada, ya que alguna puede pesar más que otra.

Lo más importante aquí es que se ha incrementado el tamaño del bloque. Teóricamente puede alcanzar los 4 MB, aunque en la práctica lo realista son 2 MB. Todo dependerá del tamaño de las transacciones que hayan sido incluidas en él.

¿Por qué hay controversia con el tamaño del bloque?

El tamaño del bloque es un tema controversial en la comunidad debido a que algunos piensan que debería haber límites y otros que el protocolo no debería llevar ninguno. Aunque allí no acaba la cosa, sino que el tamaño de este también se presta para la controversia.

Satoshi Nakamoto nunca dijo públicamente por qué había agregado un límite al bloque, pero siempre se ha especulado que podría ser una medida contra el spam.

Básicamente, alguien podría inundar la red de transacciones artificiales haciendo que los bloques estén repletos de transacciones sin importancia.

Otra especulación nos habla de que esta era una medida temporal, pero no está claro que tan temporal es o bajo que condiciones debería ser incrementado o disminuido este límite. Eso si, el código que lo implementa no parece ser temporal.

Un par de años luego de que Satoshi Nakamoto dejara el proyecto, un grupo de desarrolladores y usuarios comenzar a mostrar su descontento con este límite.

A medida que la cantidad de usuarios crecía, algunos comenzaron a ver que la única solución para mantener la red lista para procesar la creciente demanda de transacciones era incrementando el tamaño.

Por otro lado, otro grupo consideraba que este parámetro servía como una parte importante de la seguridad del protocolo y se encontraban del lado de los que preferían que este límite no sea removido, o en el peor de los casos que solo sea aumentado en pequeños incrementos.

Eso si, también existe un grupo de personas que creen que el límite es muy grande y que debería ser reducido aún más que lo que había establecido el propio Satoshi.

Si esto te parece complicado de resolver, el hecho de que se trata de un proyecto descentralizado hace aún más difíciles las cosas. No hay un grupo que por si solo pueda tomar las decisiones y efectuar los cambios que considera necesarios.

Por eso es que se ha generado tantos desacuerdos en la comunidad, haciendo de este un tema complejo con mucho debate, de lo cual vamos a hablar el día de hoy en este artículo.

¿Por qué el bloque de Bitcoin no debe ser pequeño?

Al ser el bloque tan pequeño, no puede integrar en él muchas transacciones, y por tanto la red no puede procesarlas en un periodo relativamente corto.

Para los que esta a favor de incrementar el tamaño, existen dos grandes argumentos para hacerlo:

1. Poco espacio

Al tener un bloque pequeño no hay suficiente espacio para todas las transacciones, por tanto solo son incluidas las que mayor cantidad de comisiones hayan pagado, dejando afuera el resto.

Ahora precisamente no es un problema, pero en el futuro podría llevar a que solo un grupo de personas dispuestas a enviar mucho dinero y pagar grandes comisiones usara la red. Quizás grandes bancos o instituciones financieras.

Lo cual podría significar que veamos una especie de reserva fraccionaria, censura a las transacciones y más problemas que ya encontramos en el sistema financiero tradicional y que los impulsores de Bitcoin quieren combatir.

2. Limitar la adopción

Entre los dos argumentos, este parece ser el más importante para los que buscan un incremento en el tamaño del bloque.

Y esto se debe a que si el bloque es muy pequeño y esto genera fricciones a la hora de utilizar la red, quizás las personas prefieran cambiarse a otra criptomoneda o directamente no adoptar esta tecnología.

¿Por qué de Bitcoin no debe ser grande?

Así como hay persona que quieren un bloque grande, también están los que prefieren uno pequeño.

Hay varias razones por las cuales no incrementar el tamaño de bloque de Bitcoin, y aquí te contamos de las 3 más importantes:

1. Incrementar los costos de los nodos

El primero de los argumentos sobre el incremento de los bloques tiene que ver con los costos de operar un nodo de Bitcoin:

  1. Se incrementan los costos de almacenamiento de la cadena de bloques, ya que esta crecería más rápido.
  2. Incrementada los costos del ancho de banda para descargar y subir las transacciones y los bloques.
  3. Incrementaría los costos de las CPU a la hora de validar transacciones y bloques.
  4. Cuanto más grande sea el tamaño total de la blockchain, mayor tiempo tardara en agregarse un nuevo nodo a la red. El cual debe descargar y validar todas las transacciones pasadas y bloques.

Si los costos de operar un nodo se incrementan, los usuarios deberán comenzar a utilizar clientes ligeros en su lugar, dejando de validar las transacciones que reciben.

Podrían recibir una transacción de un atacante que creo BTC de la nada, y no tendría la capacidad de ver la historia de la cadena de bloques de Bitcoin para determinar si es válida o no.

Solo podrían saber que han aceptado dinero falso cuando intenten gastarlo luego.

Aun cuando el usuario valide que el bloque que incluye la transacción haya sido minado lo suficiente, los mineros también podrían estar vinculados con el atacante.

Todo sobre la minería de Bitcoin

Otro problema con este punto es que con el tiempo pocos usuarios tendrían un nodo completo de Bitcoin, haciendo que las monedas fraudulentas se muevan por la red sin que nadie lo note.

En ese caso, el protocolo de Bitcoin se vería vulnerado y los mineros podrían hacer su voluntad en cuanto a que cambios consideraría necesarios para su propia beneficio.

Podrían incrementar la cantidad de moneda circulante, o gastar dinero que no tienen. Solo un sistema saludable que valida sus propias transacciones puede prevenir esto.

En el paper de Bitcoin, Satoshi Nakamoto tenía en claro este problema y sugirió que los clientes ligeros podrían volverse más seguros a través de una solución técnica llamada “pruebas de fraude”.

Por desgracia, no dio detalles de como funciona o como se vería esta solución, y nadie hasta ahora ha sido capaz de descubrirla. De hecho, algunos creen que no es posible implementar algo así.

2. Centralizar la minería

El segundo gran riesgo para la cadena de bloques es que llevaría una centralización de la minería.

Cuando un minero encuentra un nuevo bloque (te recomiendo si no sabes como funciona la minería que leas el enlace que te deja arriba) lo envía al resto de la red. Aquí lo importante es saber que cuando un bloque es más grande, tarda más en llegar a otros mineros.

Minería de Bitcoin centralizada

Al final acaba encontrado su camino, pero mientras esto ocurre, el minero que lo descubrió comienza a minar el siguiente, dándole una ventaja clara a la hora de encontrar el próximo.

Los grandes mineros o grupos de minería encuentras más bloques que los pequeños, haciendo el problema todavía más grave.

A la larga, los pequeños mineros no tendrían beneficios y no les quedaría más remedio que salirse del negocio, dejando a los grandes grupos y creando un ecosistema centralizado.

Finalmente, los pocos mineros podría llevar a cabo el tan temido ataque a la red del 51%.

Este es un argumento muy fuerte a favor de los bloques pequeños.

Incluso para los mineros grandes es un incentivo los bloques pequeños, o al menos no demasiado grandes. Ya que si bien hay un beneficio en esto de comenzar primeros a minar el próximo, también es negativo si un competidor también descubre uno al mismo tiempo, pero este viaja más rápido por la red. Si el resto de la red comienza a minar por encima del bloque del contrincante, el suyo quedaría huérfano.

Si bien es cierto que hay soluciones para acelerar la transmisión de bloques, todas estas tienen sus puntos a favor y en contra que no están alejados de la controversia.

3. Menos comisiones = menos seguridad de la red

El último gran riesgo de los bloques grandes es que pueden disentivar a los usuarios de pagar comisiones por usar la red.

Mientras los bloques tienen espacio limitado, todo el mundo compite por conseguir que su transacción sea incluida en el próximo mediante las comisiones.

Si tenemos un tamaño de bloque demasiado grande, esto podría llevar a que las comisiones sean nulas, haciendo que los mineros no tengan incentivos por hacer su trabajo y por ende brindar seguridad a la red. Esto es particularmente cierto cuando en el futuro no haya más recompensas por minar un bloque.

Puede darse el caso de que los mineros continúen exigiendo una comisión mínima por agregar las transacciones, pero también siempre pueden surgir otros que decidan procesar cualquier tipo.

Este argumento funciona tanto para cuando se aumenta el tamaño del bloque y las comisiones bajan, así como cuando se disminuye el tamaño del bloque y las comisiones aumentan. De cualquier forma se discentiva el uso de la red.

¿Alguna vez se incrementará el límite del tamaño de Bitcoin?

Bitcoin Core es la implementación más importante, pero no la única que existe a día de hoy de Bitcoin. Por eso es que muchos proponentes de un bloque mayor han buscado convencer a sus desarrolladores.

Estos en realidad sí que han incrementado el límite del bloque a través de una actualización llamada en español como Testigo Segregador (SegWit). Con esto han cambiado el límite a uno por peso (weight), lo que ofrece la oportunidad llegar hasta los 4 MB en forma teórica, pero que en la práctica es de alrededor de 2 MB.

Lo bueno de este cambio es el hecho de que se trata de un soft fork, lo que significa que no todo el mundo debe implementarlo para ser adoptado, ya que los nodos que ejecuten un código sin esta mejora también son compatibles. Por tanto, no es un incremento como tal, ya que no se ve materializado por completo.

Para eso, los desarrolladores de Bitcoin Core tendría que haber generador un hard fork, haciendo que ese incremento sea incompatible con cualquier código de un nodo que no haya sido actualizado a la nueva versión.

Si se quisiera realizar un cambio como este, sería necesario alcanzar un consenso entre los usuarios de Bitcoin, ya que de lo contrario se generaría un una bifurcación del código donde una parte de la comunidad continuaría usando el viejo y otra el nuevo.

En este caso, los que no estén a favor de un incremento del límite no verían al nuevo código como parte de Bitcoin, sino como una criptomoneda totalmente diferente. Y lo llamarían de otra forma, como ya ha ocurrido en el pasado.

Por otro lado, para las personas que están involucradas en Bitcoin Core, es probable que no esten interesados en proponer cambios en las reglas del protocolo, ni siquiera divide la red en dos a favor de uno.

Por tanto, es difícil que ellos impulsen algo tan radical que derive en un hard fork (como lo es el cambio del tamaño del bloque) sin antes haber llegado a un consenso generalizado (como ocurrió con TapRoot).

Si bien tenemos ejemplos de que las cosas no han salido como se esperaba con propuestas anteriores, eso no quiere decir que en el futuro se pueda llegar a un consenso. Aunque no deberíamos esperarlo en el corto plazo.

Soluciones alternativas

Hay algunas soluciones alternativas al incremento del límite del bloque, como las extensiones de bloques, así como soluciones que pueden conseguir algo similar, como los grandes bloques de cadenas paralelas.

No se ve tan claro que alguna de estas alternativas puedan ver la luz del sol pronto, pero al menos se está avanzando en las llamadas de capa dos, como Lightning Network.

¿Qué es Bitcoin Cash y Bitcoin SV?

Cuando quedó claro que Bitcoin aumentaría su límite de tamaño de bloque (entre otras cosas) a través de la actualización del protocolo de soft fork SegWit, algunos impulsores de la idea de bloques más grandes decidieron seguir adelante con un hard fork que aumentaba el límite, incluso sabiendo que estarían en minoría.

Bitcoin Cash logo

Así es como se separaron en su propia red para convertirse en una nueva criptodivisa. Esta nueva red y criptomoneda resultante se llamó Bitcoin Cash.

Desde que Bitcoin Cash se separó de Bitcoin, se han implementado varias actualizaciones de hard fork más, algunas de las cuales, a su vez, condujeron a aún más divisiones en la red y nuevas criptos.

La más notable de ellas es Bitcoin SV, centrada libremente en Craig Wright, uno de los hombres que (casi seguramente de forma fraudulenta) afirma haber estado detrás del seudónimo Satoshi Nakamoto.

Esta última tiene un límite de tamaño de bloque aún mayor que el de Bitcoin Cash.

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario