Diccionario de Criptomonedas

¿Qué Es El Staking De Criptomonedas? [7 Riesgos]

Qué Es El Staking De Criptomonedas

El staking de criptomonedas es una tendencia que ha estado creciendo en el último tiempo, y nace de la necesidad del algoritmo de consejos de Prueba de Participación para validar las transacciones.

En resumidas cuentas, el staking es mantener criptomonedas y dejarlas bloqueadas para que estas sirvan a la hora de validar transacciones que se realizan en una blockchain en particular.

Este protocolo, que se diferencia del de Prueba de Trabajo como el que usa Bitcoin, es una innovación que consume menos energía, ya que no requiere de hardware minando constantemente para conseguir la seguridad de la cadena de bloques.

Muchas blokchcains, entre la que se incluyen Ethereum (ETH), han decidido utilizar o han adoptado este método de consenso preocupado por el impacto medioambiental y la velocidad de sus transacciones.

De todas formas, aunque Bitcoin tiene un mayor consumo energético, la realidad que no es tanto como lo pintan. De eso hablo en un artículo que desmiente esa crítica.

De todas formas, hoy vamos a hablar del staking crypto, donde vamos a explicar con más detalle lo que hemos estado hablando y algunos riesgos que presentan.

¿Qué es el crypto staking?

El staking es un proceso que involucra comprar de los tokens de una cadena de bloques y guardarlos para de esta forma convertirte en un nodo validador de la red.

Al hacer hodl de esta moneda (¿no sabes lo que es hodl?) te conviertes en una parte importante de la red, que se asegura de mantener la infraestructura y a cambio conseguir los conocidos como cripto dividendos, que son la forma de compensar a las personas por el trabajo.

Los ingresos por staking es una forma de interés pagado a las personas que los mantiene bloqueados (no las podemos utilizar durante ese periodo). Estos porcentajes varían en cada criptomoneda y dependen de varios factores, donde se incluye la oferta y la demanda.

A medida que este tipo de criptomonedas continúe creciendo, nuevas alternativas vamos a encontrar para poder realizar esta práctica. Como por ejemplo, lo que se conoce como grupos de staking (o pools) y el staking en frío.

Estas opciones son perfectas para inversores que no tienen un capital muy grande (por lo general es necesario un mínimo para poder participar) ofreciendo esta alternativa a todo aquel que quiera ganar dividendos mientras mantiene criptomonedas en lugar de dinero fíat.

¿Cómo funciona el staking?

Ya dijimos que para poder hacer staking necesitamos las criptomonedas que debemos comprar, o conseguir de alguna forma. Pero es importante detallar que esto solo se puede hacer con criptomonedas que utilicen un algoritmo de consensos llamado PoS (prueba de trabajo por sus siglas en ingles). No nos sirve con Bitcoin por ejemplo (ya veremos cuáles más adelante).

Conseos de prueba de participación

Una vez que tengamos un número de criptomonedas, podemos dar paso a hacer el staking propiamente dicho. Para eso debemos seguir los pasos, que son indicados por los desarrolladores.

No es un proceso complejo, y en algunos casos solo toma unos minutos si seguimos el instructivo que nos brinda el monedero.

Otra forma de hacerlo es a través de exchanges de criptomonedas que hacen que todo el proceso sea más simple y solo debamos hacer algunos clics. A estos se lo conoce como stakings pools, ya que compartimos la tarea de validar entre varios usuarios del exchange.

Sea cual sea el método que utilicemos, al final vamos a ser recompensado, luego de un periodo determinado, con los dividendos. Que, como ya vimos, son la forma de compensarnos por el tiempo en el que mantuvimos las criptomonedas bloqueadas.

En la mayoría de los casos, cuanto mayor sea el número de monedas aportadas, mayor será la cantidad de transacciones que validemos, y eso implica más ganancias. Al final los nodos tienen un grado de importancia, y eso se determina por la cantidad de monedas que poseen.

La explicación de esto se debe a que un nodo que tenga muchas criptomonedas invertidas tiene más interés en que la cadena de bloques funcione bien, por tanto es más confiable que otros. Un mecanismo curioso que es necesario analizar con detalle para determinar si es cierto.

Por otro lado, los usuarios pueden stakear las monedas durante un cierto periodo, lo que se conoce como staking fijo. Mientras que hay opciones variables que se vuelven más flexibles para aquellos que necesiten liquidez. Claro que, a cambio, obtendrán menos beneficios. Un exchange que permite hacer staking de esta forma es Binance.

Beneficios de hacer staking de criptomonedas

El staking de criptomonedas ha sido algo que ha estado creciendo últimamente, por el atractivo de permitir a las personas mantener su invasión en criptomonedas y al mismo tiempo conseguir intereses.

  • Genera ingresos pasivos
  • Comisiones bajas
  • Más eficiente que la minería
  • Altos niveles de seguridad

A momento de escribir esto podemos encontrar criptomonedas que pagan hasta un 6% de interés anual, como ocurre con Ethereum (ETH) y Cardano (ADA), hasta inversiones más rentables (de hasta 100%) pero con criptomonedas poco conocidas como PancakeSwap (CAKE) y Kava (KAVA).

Sin embargo, existen riesgos de esta práctica, y es necesario analizarlos hasta de lanzarnos de lleno a invertir. Ten en cuenta que puedes perder todo tu dinero si algo malo ocurre.

7 Riesgos de hacer staking de criptomonedas

El staking cripto es conocido por generar dividendos muy grandes, más aún que otras alternativas del mercado fiduciario. Pero claro, en la vida ningún beneficio alto llega sin una cuota de riesgo.

Veamos cuales son estos para estar preparados y tomar las medidas necesarias para mitigarlos.

1. Riesgo de mercado

El mayor riesgo de todo a la hora de stakear las criptomonedas son los movimientos de precios en el activos que lo estamos realizando.

Si encontramos una moneda que nos ofrece un 20% de rentabilidad anual, pero en el periodo ha perdido una parte de ese valor, entonces acabaremos en perdida.

Es necesario elegir cuidadosamente criptomonedas que no sean una estafa y que no desaparezcan o que puedan perder todo su valor con el tiempo.

2. Falta de liquidez

La liquidez es otro factor importante a tener en cuenta cuando vamos a seleccionar la criptomoneda.

Si elegimos una cripto muy pequeña, que apenas se ven en los exchanges, cuando sea momento de vender no vamos a encontrar comprar para pasar a dinero fíat o a otra criptomoneda como Bitcoin.

Necesitamos asegurarnos de que tiene liquidez, es decir que se compra y vende en grandes volúmenes en los exchanges.

3. Periodos de bloqueo

Algunas criptomonedas necesitan ser bloqueadas durante un periodo en el que no podemos utilizarlas. Tron y Cosmos son ejemplos de esto.

Si ocurre un imprevisto y su precio comienza a caer durante el periodo, no hay nada que podamos hacer más que esperar a que termine el bloqueo.

Para mitigar este riesgo debemos considerar criptomonedas que tengan periodos flexibles, o bien elegir monedas que no nos preocupa su variación de precio en el corto plazo.

4. Cuando pagan las recompensas

El periodo en el que pagan las recompensas varía de moneda en moneda, no todas lo hacen de forma diaria. Esto implica que a veces deberemos esperar un tiempo hasta que finalmente seamos capaces de recibir nuestros dividendos.

Si tenemos pensado invertir durante un periodo largo, entonces el rendimiento no es algo que nos preocupe. Sin embargo, esto afecta a nuestra capacidad para reinvertir las ganancias y ganar recompensas también con ellas.

Lo mejor en estos casos es elegir monedas que paguen de forma diaria o en periodos de tiempo cortos. A menos claro que eso no sea un problema para nosotros.

5. Riesgos del validador

Mantener un nodo validador es algo que involucra conocimientos técnicos y riesgos que ponen en peligro su buen funcionamiento. Estos tienen que funcionar el 100% del tiempo si queremos maximizar las ganancias.

En caso de que ocurra algo y nuestro nodo funcione mal, podemos llegar a ser penalizados, afectando enormemente la cantidad de dividendos que obtenemos. En algunos casos más extremos, hasta podemos perder todas nuestras criptomonedas stakeadas.

Aquí la solución es simple (o no tanto), confiar en un tercero, como en el caso de un exchange, para que lleve a cabo todo este trabajo.

6. Costos de validar

No solo hay riesgos de correr uno de estos nodos o darle el poder a un tercero para que lo haga, sino que hay costos de hacerlo.

Debemos tener un equipo corriendo todo el tiempo que nos cuesta dinero y que consume electricidad. y en el caos que optemos por un tercero, esto se vera reflejado en las comisiones que debemos pagar.

Hay que considerar los costos de forma precisa, porque pueden acabar con nuestras ganancias si se salen de control.

7. Perdida o robo

Por último tenemos un riesgo potencial que siempre está presente, el de perder la clave privada de tu monedero o que los fondos sean robados. Esto ocurre si no prestamos la suficiente atención a las medidas de seguridad.

No importa que estemos haciendo staking u holdeando, siempre debemos tener una copia de seguridad del monedero y almacenar la clave privada en un lugar seguro para no perder los fondos.

Aquí es complejo el asunto, ya que si optamos por un exchange, los riesgos recaen sobre este.

Como elegir la mejor criptomoneda para hacer staking

Cuando es momento de elegir una criptomoneda para hacer staking, no solo debemos centrarnos en la rentabilidad, sino en otros aspectos que son igual o más importantes. Entre ellos encontramos por ejemplo el periodo de tiempo que deben pasar las monedas en este estado y la liquidez.

Mejores criptomonedas para hacer staking

Si nos centramos solo en la recompensa, las que tienen menos capitalización son las que suelen ofrecer las más grandes. A diferencia de monedas como Ethereum que se encuentra más establecidas en el sector, pero los intereses son menores.

Sin embargo, cuando pase el periodo nos va a costar vender los tokens que ganamos, esto se debe a tener un volumen de negociación muy bajo.

También está el hecho de que si la moneda sufre de volatilidad y posee un periodo largo de staking, entonces podemos perder una gran cantidad de valor durante ese tiempo, en el caso de que decidamos venderlas al finalizar.

Por eso siempre es mejor elegir criptomonedas que no paguen grandes dividendos, pero que tengan buena reputación como las que hemos nombrado en el artículo de arriba. Algunos ejemplos son Ethereum (ETH), Polkadot (DOT) y Cardano (ADA).

Existen otras alternativas como Algorand, Polygon, Kusama y Solana, pero debemos considerar si vale la pena el riesgo en el que incurrimos. Son atractivos sus retornos, pero el volumen no es el suficiente como para que valga la pena.

Quizás sean buenas alternativas para montos pequeños, pero nunca para inversiones grandes.

Conclusión

El staking de criptomonedas es una forma atractiva de inversión si estás buscando ganar intereses mientras mantienes las criptomonedas. Algo similar a lo que ocurre con los bonos o las acciones.

La ventaja de este método de inversión, con respecto al más tradicional, es el hecho de que sus retornos anuales son mucho más elevados.

Pero si has leído todo el artículo también sabrás que esto conlleva riesgos, y que no podemos dejarlos de lado si no queremos perder todo nuestro capital.

Al final, la decisión es mejor tomarla uno mismo, analizando todos los puntos a favor y en contra de esta práctica. Así, de esta forma, podrás estar preparado para todas las eventualidades y mantener tu dinero de forma segura y dando dividendos.

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario