Diccionario de Criptomonedas

¿Qué Es Una Clave Privada?

Qué Es Una Clave Privada

Una clave privada es una cadena de texto alfanumérica que permite tener control sobre nuestras criptomonedas, como puede ser Bitcoin.

Sirve para demostrar que somos los verdaderos dueños.

¿Para qué se utiliza una clave privada?

La clave privada tiene un solo propósito, y es demostrar que controlamos una dirección de criptomoneda particular.

Esto se logra gracias a que al tener en nuestro poder una nos permite firmar transacciones que están relacionadas con una dirección pública en particular.

Por tanto, nunca debemos compartirla con alguien, a menos que queramos que esa persona pueda gestionar las criptomonedas también, por algo se la llama clave privada.

¿Cómo es una clave privada?

En el caso de Bitcoin, y de otras criptomonedas, la clave privada es una serie de números de 256 bits de longitud, aunque cuando la vemos en nuestro monedero el formato es diferente.

Y es que se trata de su representación en formato hexadecimal, lo que la vuelve más simple.

Cuando se encuentra en este segundo formato, su longitud pasa a ser 64 bits, y ahora además de números hay también letras:

C687AD33E6F87AC0FB6A5118624394E4454314603EF61A40DC67FE413AB35290

Debemos notar que la representación decimal se compone de números que van del 0 al 9 y de letras que van de la A a la F.

También existe otro formato llamado de Base 58, que utiliza Bitcoin y que es más compacto por tener solo 51 caracteres. Este último es más común en los monederos:

5KiHGnUFYGbmUXTY9A91CJcdYzQZjF4meVf7zmG5GWMgYy5Qarb

En los comienzos de Bitcoin, cada clave privada tenía asociada a ella una clave pública y una dirección (que es básicamente la misma clave pública pero hasheada).

Sin embargo, esta no era una solución práctica ni segura.

Por suerte, han pasado muchas propuestas de mejoras de Bitcoin desde entonces, que han ayudado a brindar al usuario una mejor experiencia.

Una en particular es la permite crear una semilla raíz que está expresada de forma alfanumérica también y que tiene un objetivo muy importante, crear numerosas claves privadas a partir de esta.

El nombre como se la conoce actualmente es frase semilla, y es una gran mejora a la clave privada que vimos más arriba porque es transformada en palabras que usamos a diario y que podemos memorizar e ingresar fácilmente.

La frase semilla y la clave privada

La idea de estas frases semilla, también conocidas como frases mnemotécnicas, es la de que un humano pueda recordarla fácilmente. Tanto que existen lo que se conoce como monederos cerebrales, que es utilizar nuestra cabeza como un monedero.

Se puede utilizar una frase contraseña que ingresamos nosotros, lo cual no es muy recomendable, o bien dejar que el monedero nos genere de forma automática una serie de palabras hasta formar una cadena de 24 de ellas.

Esa es la longitud por defecto de cualquier monedero, aunque también podemos encontrar de solo 12. Aunque claro, cuanto más palabras hay en la frase semilla, más difícil será de adivinar.

Las palabras que encontramos pueden estar español, dependiendo del monedero que hayamos elegido. Siendo palabras que usamos siempre como PERRO, CASA o SILLA.

Una clave privada es difícil de recordar, pero un monedero de 12 o 24 palabras comunes es mucho más sencillo. Y con eso conseguimos el acceso a nuestras monedas.

Pero no es necesario que las recordemos, ya que nada nos impide anotarla.

De una frase semilla a las claves privadas

Aun así, esta nueva forma de registrarla también ofrece grandes ventajas, ya que es más difícil equivocarnos con las palabras cuando las escribimos. En cambio, con una clave privada, es más sencillo que suceda.

Cada vez que creamos un nuevo monedero que haya implementado esta mejora (prácticamente todos los nuevos lo han hecho) nos dirá que escribamos en un lugar seguro y de forma cuidadosa estas palabras, ya que el orden también importa.

Luego deberemos almacenarlo, y para eso tenemos toda una guía hablando de cuál es el mejor método y algunos consejos que nos serán de mucha ayuda.

Esto es muy importante, ya que mientras la conozcamos podremos recuperar las claves que nos darán acceso a las criptomonedas.

¿Cómo funcionan?

Las claves privadas sirven para poder firmar las transacciones, lo cual implica que nosotros somos los dueños de esa dirección y que podemos gastar las criptomonedas que hay en ella.

Un error que muchos cometen, o una creencia popular, es que las criptomonedas se encuentran dentro del monedero, lo cual es falso. Lo que hay en estos son las claves privadas, que son gestionadas por estas aplicaciones.

No necesario tener un monedero para almacenar una clave privada como tal, pero es más conveniente y seguro, ya que el software hace todos por nosotros y quita un peso de encima. Además, estas carteras cuenta con medidas extras de seguridad y opciones que nos facilitan la vida.

A la hora de demostrar que somos los dueños de una dirección podríamos enviar la clave privada, pero esto sería un fallo grave de seguridad, debido a que ahora la otra persona la conocería.

Nunca debemos mostrarle a nadie nuestra clave privada, es lo más preciado que tenemos, al ser la puerta de entrada a las criptomonedas.

Además, ¿cual sería la gracia de hacer pública nuestra clave privada? Eso iría en contra de la encriptación.

En su lugar, lo que hacemos es enviar una firma digital que generamos a partir de esta, la cual utiliza ecuaciones especiales que no debemos calcular nosotros sino nuestro monedero. Otra razón de porque usar uno.

A partir de esta firma y la clave pública, otra persona puede hacer un sencillo cálculo (de nuevo, con su monedero) y así determinar si esa persona es la dueña de esa dirección o no.

Solo necesitan de la clave pública, la cual es seguro transmitir debido a que permite a otra persona enviarnos fondos a nuestro monedero, y la firma digital. Con esta información se puede hacer una simple verificación que determina que esa persona es la poseedora de esas criptos.

A partir de una clave privada podemos generar una clave pública, pero la función inversa no existe. Solo es posible encontrar la clave privada a partir de una clave pública si generemos miles de millones de claves privadas y las cotejamos con la pública, tarea que puede tomar millones de años hasta con el ordenador más potente que existe.

¿Cómo son generadas?

El mecanismo que existe para crear una clave privada es generar los números de forma aleatoria, tarea que puede hacer por nosotros un monedero o nosotros mismos si creamos un número de 256 bits. El problema con esto último es que no habría suficiente entropía, pero eso es tema para otra ocasión.

El número no está representado en un sistema decimal, es decir que tiene números del 0 al 9, sino en binario, que es la forma como los ordenadores representan a la información y está compuesto de dos números: 0 y 1.

Por tanto, una clave privada puede contener 2^256 posibles combinaciones, lo cual es increíblemente grande.

Pero esto a nosotros mucho no nos preocupa, ya que el monedero puede generarnos las claves privadas que deseemos con hacer simplemente clic en un botón.

Ahora seguramente te estás preguntando si existe la posibilidad de que dos monederos lleguen a la misma clave privada, y la realidad es que sí.

Sin embargo, la cantidad de claves privada que pueden existir es de aproximadamente 10^77, es decir que es un 10 seguido de 77 ceros. Para que tomes dimensión de lo que implica este número, en la tierra se estima que hay 10^18 granos de arena.

Puede darse el caso, pero la posibilidad de que esto ocurra es muy remota. Una amenaza más importante es de lo que hablaremos ahora.

Claves privadas y la computación cuántica

Una tecnología que se cree que podría revolucionar el futuro de los ordenadores es la computación cuántica. Y esto tiene grandes implicaciones para la encriptación.

Se cree que no estamos muy lejos de eso, ya que existen ya ordenadores de este tipo, aunque no como los que conocemos.

Si bien podrían volver vulnerables a las claves privadas, todavía falta para que esta clase de computadoras puedan ser utilizadas para la tarea.

De aquí a que exista una que funcione lo suficientemente bien como para hacerlo, podríamos ver cambios en el código de Bitcoin u otras criptomonedas que funciona de manera similar en el que esto se haya resuelto.

Resumen

  • Las claves privadas son una forma sofisticada de criptografía que permite acceder a las criptomonedas.
  • Los usuarios de criptomonedas por lo general tienen una clave privada y otra pública para poder acceder a las monedas. Con la pública podemos recibir criptos, pero es necesario de la clave privada también para poder enviar.
  • Son una parte muy importante de Bitcoin y las altcoins, ya que es lo que nos permite mantener seguras las criptomonedas de otras personas.
  • La clave privada puede ser representada en varios formatos, aunque el más usual es el de una serié de letras y números que hacen difícil a un hacker acceder a nuestros fondos.

Conclusión

Lo más importante que debe quedarte de todo lo que hemos visto es que la clave privada no debe ser compartida con nadie, solo debe ser vista por tus ojos.

La mayoría de las personas nunca llegan a ver su clave privada, en cambio, lo que suelen encontrar es la frase mnemotécnica de 12 o 24 palabras que debemos almacenar con mucho cuidado.

La forma más segura de mantener una clave privada es fuera de internet. Eso lo podemos conseguir con un monedero de papel o, mejor aún, con un monedero de tipo hardware.

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario