Bitcoin

Polvo De Bitcoin [Dust] ¿Qué Es?

que es el polvo de Bitcoin

El polvo se encuentra en todas partes, pero al mismo tiempo parece que no lo vemos cuando se encuentra en pequeñas cantidades.

Pequeñas partículas de todo tipo de cosas se mueven con el aire y se juntan en lugares que no solemos limpiar. Pero algún día lo hacemos y toca deshacernos de él.

Bitcoin tiene su propia versión de esto, restos de transacciones que son fáciles de ver pero muy difícil de eliminar. Hoy vamos a hablar de esta particularidad del ecosistema de Bitcoin y tratar el tema desde distintos ángulos.

Si bien es fácil describirlo, entender que es el polvo de Bitcoin puede ser un desafío. Por suerte, hay una similitud con el dinero que todos utilizamos y que nos puede ayudar.

Con el dinero fíat, si entregamos más de lo que nos cuesta un bien o servicio obtendremos el cambio, billetes más pequeños o monedas. Algo que no sucede si elegimos otros medios de pagos como son las tarjetas de créditos o dinero electrónico, ya que están generan las transacciones de forma exacta.

Cuando recibimos monedas físicas de pequeña denominación, se vuelve difícil poder gastarlas debido a que es probable que no haya nada en lo que podamos hacelro.

En algunos países, incluso los establecimientos ofrecen dulces en lugar de monedas, algo que le podemos dar un uso al menos.

Lo que hacemos por lo general es ponerlo en algún recipiente o monedero para juntarlo y quizás en el futuro utilizarlo. Pero a veces ni eso, ya que es tan poco dinero que no vale la pena.

Algo similar podemos encontrar las cuentas de bancos o servicios como PayPal, que cuando llegan a un cierto nivel los fondos quedan atrapados, al menos hasta que añadamos nuevo, porque no hay nada en lo que podamos gastarlo. El costo de moverlo es más que el valor del mismo.

Otra situación en donde sucede algo parecido es cuando visitamos un país que tiene otra moneda y regresamos con lo que nos sobró. Lo más seguro es que termine en un cajón como recuerdo porque no hay nada que podamos hacer con él.

El mundo de las criptomonedas tienen un problema similar, y se conoce a esta cantidad de dinero que no se puede gastar como polvo.

En teoría las criptomonedas habían llegado a resolver el problema del dinero fíat, entonces ¿por qué existe el polvo de Bitcoin?

¿Qué es el Bitcoin Dust?

También conocido como dust (polvo en inglés), es el nombre que se le da a las pequeñas cantidades de BTC que quedan como cambio o sin gastar de una transacción.

Seguro te preguntarás como es posible esto y porque no podemos enviar o intercambiar 100% los bitcoins que tenemos a la hora de una transacción.

Desafortunadamente, no es algo tan sencillo. Bitcoin tiene un máximo de 21 millones de monedas que pueden existir, pero el sistema no hace referencia una moneda o una fracción de esta como estamos acostumbrados en las monedas tradicionales.

En su lugar, Bitcoin utiliza un sistema de transacciones no gastadas (UTXO en inglés), que son las cantidades que sobran después de que los fondos hayan sido movidos.

Cada bitcoin es divisible en 100 millones de unidades más pequeñas conocidas como satoshis, nombradas así por su creador Satoshi Nakamoto.

La intención de esto era permitir que la demanda pueda ser cubierta a medida que crecía su adopción. Caso contrarió, hoy sería muy difícil hacerse con 1 BTC entero.

Gracias a esto, hoy es posible tener 0,00000001 BTC y ser parte de todo esto.

Si bien Bitcoin y otras criptomonedas utilizan 8 números después de la coma, muchas transacciones comienzan en el mundo de las monedas fíat, o al menos las utilizan como referencia.

Estas utilizan dos decimales, y si le sumamos comisiones por los depósitos, extracciones e intercambios, que suelen funcionar con redondeos, esto produce balances de saldos irregulares.

Enviar criptomonedas no es algo tan sencillo como decir envió todo mi balance, debido a que las comisiones de la red son variables, y muchos monederos nos permiten elegir las comisiones que queremos pagar.

Si lo hacemos manualmente, es probable que paguemos demasiado o muy poco, lo que resulta quizás en que al final del día nos quede una transacción con un saldo muy pequeño, con polvo.

Una vez que ocurre esto, que la transacción queda con un saldo inferior al que es necesario para mover los fondos (las comisiones), solo es posible utilizarlo si agregamos más fondos a la ecuación.

Sin embargo, aunque hagamos esto, el resultado es probable que siga quedando polvo.

En cierto modo se puede ver al polvo de Bitcoin como a aquellas criptomonedas perdidas o inaccesibles por extravío de la clave privada o la muerte de la persona que conocía el acceso.

En cierta forma, esto se vuelve un problema como ocurre con las monedas que coleccionamos con el paso del tiempo.

Las podemos guardar en un jarrón para gastarlas luego, pero no hay mucho que podamos hacer con ellas Existen máquinas que las toman y que nos las cambian por dinero en papel, pero tienen una comisión. Y los bancos es probable que nos las acepten, y las tiendas menos.

Además, ¿quién quiere ir con una bolsa de monedas?.

En el caso de Bitcoin, la situación es todavía peor, ya que este cambio es económicamente inutilizable hasta que su valor no sea mayor a la comisión de la transacción.

Ejemplo

Veamos un ejemplo para entender como el polvo de Bitcoin se genera.

Comenzamos con una salida de transacción sin gastar, conocidas como UTXO. Se trata de bitcoins que no han sido gastados aun en la cadena de bloques.

Es necesario tener una o más de estas salidas para poder crear una transacción, que las utilizara como entradas. Además, la transacción puede tener una o más UTXO como salidas.

Bitcoin necesita que también incluyamos una comisión para los mineros que la escogen y la agregan a un bloque. Una cantidad que se paga en proporción al tamaño que ocupa la transacción en el bloque.

Cada UTXO requiere una cierta cantidad de bytes, por lo que cuanto más tengamos más grande será la transacción. Por tanto, más comisiones deberemos pagar.

Supongamos que tenemos 1 BTC en una UTXO, nos costara menos hacer una transacción con ella en comparación así usamos 20 UTXO de 0,05 BTC o 200 de 0,005 BTC.

Cuando tenemos pequeñas cantidades de bitcoins en una UTXO, nos costara más la comisión para que se a integrada en la blockchain que el valor que realmente tiene.

Estas UTXO con balances muy pequeños no sirven para hacer una transición por si solas. Deberíamos tener más transacciones sin gastar para unirlas todas en una sola transacción, pero siempre y cuanto las comisiones no aumenten mucho.

Por otro lado, existe el problema de que si estos pequeños montos se encuentran diseminados en varios monederos, nuestra alternativa será agregar más fondo a ellos para poder utilizarlas o esperar que las comisiones bajen.

El tamaño es el problema

Si estima que el 20% de los bitcoins se han perdido o son inaccesibles. Pero ¿cuánto de eso es polvo?.

De acuerdo a la información que arroja Bitinfocharts, 51% de las direcciones de BTC contiene menos de $50. Eso es solo el 0,02% de todas las monedas en circulación, pero equivale a $210 millones en valor.

También estiman que 4,6 millones de direcciones tienen menos de $1, que sin dudas se encuentra dentro de la categoría de polvo debido a que la media de comisión de las transacciones de Bitcoin está cercana a los $3.

Es una buena práctica usar una nueva dirección cada vez que queremos hacer una transacción de Bitcoin, por la privacidad y que no tiene un costo, pero esto solo hace que el problema se acreciente.

¿Podemos eliminarlo?

Cuando las personas se sienten frustradas por este problema, a la larga acaban investigando como terminar con el polvo de criptomonedas.

El tema es que intentar hacer una transacción de Bitcoin sin dejar un polvo residual es algo bastante difícil. Como intentar entrar a piscina y no hacer algo de olas.

Muchos maximalistas de Bitcoin creen que la criptomoneda se apreciaría en valor con el paso del tiempo. Lo que implica que el polvo de hoy se transformara en pepitas de oro en el futuro. Algo que sería cierto si con el aumento del valor no aumentan también las comisiones.

Si estas de acuerdo con la idea de los maximalistas, quizás no te importe tener unas cuentas direcciones de BTC con algo de polvo en ellas. Irías coleccionando satoshis hasta que sea el momento de gastarlos.

Podrías gastarlos ahora, pero si en el futuro valen mucho más, entonces quizás sea mejor consérvalos un tiempo.

Existen otras opciones para este problema, en particular si buscas limpiar todo el polvo de tu monedero.

Los usuarios de Crypto.com pueden convertir el polvo de criptomonedas en el token nativo de la plataforma llamado CRO, algo que es completamente gratuito.

Vender bitcoin dust por CRO

Otro servicio similar es el del exchange Binance, que permite hacer intercambios de pequeñas cantidades de criptomonedas por BNB.

El problema de estas soluciones es que solo lo podemos hacer si los fondos están en la cuenta de los servicios, ya que de otra forma deberíamos transferirlos primeros y volvemos al problema de las comisiones.

Debido al número de monederos de Bitcoin, el tiempo que ha pasado desde la creación de la red y el aumento del precio de los BTC, la cantidad de polvo que se ha estado generado ya ha llegado a grandes sumas.

Tanto que si pudiéramos reunirlo todo en un solo monedero, el dueño sería multimillonario.

Mirando la mempool

Si bien no vamos a explicar aquí como es que Bitcoin funciona, si hay que decir que para entender este punto es necesario saber que la mempool es parte importante del ecosistema.

En ella es donde se almacenan las transacciones de Bitcoin sin confirmar, que aguardan a ser aprobadas por los mineros.

Estos las escogen de acuerdo a las comisiones que pagan y son agregadas a un nuevo bloque de Bitcoin para comenzar a formar parte de la cadena de bloques.

Cuando la red se congestiona y la mempool se llena de transacciones, es ahí cuando el valor de las comisiones aumentan. Esto porque buscan las personas quieren que sus transacciones sean las primeras en aprobarse, ya que los mineros eligen las que sean más rentables para ellos.

En otras ocasiones la mempool se libera y las comisiones bajan. Cuando esto ocurre tenemos una oportunidad para mover algunas de las cantidades pequeñas de BTC debido a que todo se ha vuelto más barato.

Existen servicios que monitorean la mempool justamente para poder anticiparte a la bajada de comisiones e intentar terminar con algo del polvo.

Servicio de monitoreo de la mempool de Bitcoin

Ataque de polvo

Si bien el polvo de Bitcoin es frustrante, la realidad es que no presentan muchos problemas. Sin embargo, en ciertas circunstancias, si pueden ser utilizados para realizar algún tipo de estafa.

Un ataque de polvo es el nombre que se le da a una actividad maliciosa donde los estafadores buscan quitarle el anonimato a las direcciones al enviar pequeñas cantidades de criptomonedas a sus monederos.

Esto funciona con aquellas monedas que son extremadamente baratas de enviar. En cierta forma es como el spam telefónico que es enviado a números de teléfono aleatorios para encontrar cuales son los que se encuentran activos.

El objetivo de estos estafadores es monitorear la actividad de las víctimas utilizando análisis de cadena, así luego pueden desenmascarar la persona o empresa que hay detrás del monedero.

Si tienen éxito en la tarea, puede que luego utilicen algún tipo de extorsión sobre la persona o descubran alguna posibilidad de phishing.

Pero no te preocupes mucho, ya que aunque parece algo peligrosos, no son tan comunes. La mayoría del tiempo estos depósitos no llevan a nada, y menos a obtener la identidad de la persona.

Un desarrollador de Bitcoin llamado Jameson Lopp dijo acerca de esto:

Lo más probable es que solo lo realice un investigador de las fuerzas del orden que esté tratando de rastrear fondos vinculados a un delito.

En 2020, un grupo de estafadores intentaron un ataque de polvo sobre Binance al enviar pequeñas cantidades de BNB a múltiples direcciones, dejando en el campo memo una dirección a una página maliciosa.

Resumen

  • El polvo de Bitcoin es un número de cantidades mínimo de BTC que, individualmente, tienen menos valor que las comisiones necesarias para procesarlas. Por tanto, la transacción es imposible de procesar.
  • Mientras que el polvo de Bitcoin puede hacer más lenta la red de transacciones, internar limpiarlo puede crear problemas de privacidad, especialmente para los usuarios más pequeños.

Conclusión

El problema del polvo de Bitcoin es mayor en esta criptomoneda debido a que las comisiones de las transacciones son mayores (relativo al precio de los BTC) que en otros proyecto.

Otras criptomonedas funciona diferencien a la hora de validar transacciones, también conocido como método de consenso, lo cual las hace más baratas y entonces podemos utilizar cantidades más pequeñas.

Quizás en el futuro alguien cree una criptomoneda en donde sea imposible crear polvo y todas las transacciones se hagan de forma matemáticamente perfecta, sin dejar residuos.

Pero hasta ese entonces, no existe razón para preocuparnos por esto. Solo debemos dejar que se siga acumulando, ya que en el futuro podría llevar a valer mucho dinero.

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario