Criptomonedas

Criptomonedas en 2030 ¿Cómo será luego de más de 2 décadas?

Criptomonedas en 2030

La primera criptomoneda que existió fue Bitcoin, hace ya más de 10 años, pero a esta le siguieron otras tantas, para componer un mercado de más de 3.500 criptomonedas al día de la fecha.

A medida que entramos a la segunda década de esta llamada revolución, nos preguntamos si Ethereum será capaz de tomar el mando de este mercado y ofrecer nuevos casos de uso que le permitan superar a Bitcoin.

Claro que no es algo sencillo intentar adivinar que es lo que puede pasar de aquí a 10 años, incluso no podemos saber que ocurrirá el próximo y tampoco dentro de unas semanas, pero al menos vamos a intentar darle sentido a la información que contamos y que podríamos ver en 2030.

El artículo trata de repasar aquella información macro con la que contamos y que nos puede brindar una imagen de lo que podríamos hallar en el año 2030. Es una fecha lejana, en el que el mundo y la tecnología podrían haber avanzado a pasos agigantados, aunque lo mismo podríamos pensar de Bitcoin y el resto de las cripto.

Un Ethereum más optimizado

En nuestro mundo hipotético de 2030, Ethereum 2.0 ya tiene unos cuantos años funcionando como tal. Esto ofrece a los usuarios en todo el mundo una plataforma superior para aplicaciones y pagos, como se fue prometido en la idea original de esta criptomoneda.

La comunidad de Ethereum, junto con sus desarrolladores, y DeFi aseguran que el proyecto sea seguro para una economía que ahora está regida por los contratos inteligentes. Puede que existan otras plataformas con este tipo de solución, pero no con la popularidad de Ethereum. Quizás podamos ver que estas plataformas alternativas sean más utilizas en distintas regiones del mundo, así como ocurre con los buscadores Yandex y Baidu.

Algo que podría ser cierto es que exista una interoperabilidad entre las cadenas de bloques, en donde todas interactúen entre sí, pero que sea Ethereum la que amalgame todas.

Llegado a este punto, la escalabilidad en Ethereum ya no es un problema. Soluciones como Sharding o cadenas paralelas de segunda capa hacen que las transacciones sean rápidas y baratas, poniendo en jaque a entidades como Visa o Mastercard. Talvez sean tan rápidas y accesibles que hayan reemplazado a cualquier otra forma de pago existente.

Los DEX se volvieron algo popular

Los proyectos descentralizados como Uniswap han estado batiendo récords durante 2020. El motivo de esto es que a los usuarios les gusta acceder a nuestros activos sin confiar en un tercero y sin la necesidad de dar sus datos a la hora de registrarse.

Se puede esperar que la popularidad de estos proyectos continúe en alza, algo que se puede explicar por su naturaleza gratuita y abierta que los hace muy atractivos.

Quizás por eso nos podemos imaginar una sociedad en 2030 que haya abrazado este tipo de soluciones, gracias también a la eliminación de la complejidad que puede suponer el uso de ellas hoy en día.

Dejarán de ser herramientas utilizas por un minúsculo porcentaje de mercado, y de ser soluciones de nicho, para pasar a ser algo que cualquier persona utilice de forma diaria.

La tokenización de BTC en ERC20

2020 también ha sido muy interesante para los token ERC20 que sirven para tokenizar bitcoins en ellos. Esto se lo debemos a las múltiples perspectivas de dar un uso productivo a estos token en DeFi.

Claro que aún estamos lejos de un uso masivo como nos gustaría, debido a que solo existe 68.500 BTC tokenizados en Ethereum, lo que representa solo 0,326% del total de 21 millones que pueden existir. Algunos expertos teorizan que podríamos llegar a ver un 33% del suministro de Bitcoin de esta forma en 2030, lo que implicaría más de 6,9 millones de BTC.

Las implicancias son importantes, ya que significaría que Ethereum se transformaría en la solución para la escalabilidad del BTC. Para algunos fervientes seguidores de la principal criptomoneda estas no son buenas noticias precisamente, pero quizás para ese entonces esta diferencia ya no exista.

Las monedas estables crecen

La capitalización de las monedas estables (¿qué son?) actualmente es de cerca de $48 mil millones, lo cual no está mal, pero está lejos de lo que supondría $1 billón. Cifra que podría alcanzarse en el año 2030.

Capitalización de las monedas estables febrero de 2021

La razón de esto radica en que existen nuevas oportunidades para ganar dinero con ellas, como el caso de BlockFi y otras plataformas de préstamos que ofrecen mejores retornos de la inversión si utilizamos estas criptomonedas.

También podríamos ver como se borran las líneas que diferencian a las monedas digitales del dinero fíat, a medida que más bancos y reservas federales las integran.

Cabe destacar que a medida que nos sumergimos más en esta lista, las probabilidades son menores, y este punto en cuestión podría no darse el caso. Talvez veamos criptomonedas como Ethereum y Bitcoin tomando el mercado de las monedas fíat, y dando paso a una sociedad libre del control de los gobiernos.

Los tokens no fungibles se vuelven un mercado multi billonario

Los tokens no fungibles son aquellos tokens que pueden representar cosas diferentes, como puede ser la propiedad de un coche o un bien digital. En Ethereum hemos visto varios proyectos como estos, en donde se encuentran diferentes activos digitales como arte, coleccionables, productos de videojuegos y más.

Los tokens no fungibles

A su vez, como estos token son creados en la plataforma de Ethereum, podemos encontrar infinidad de casos de uso que pueden ser creados.

Durante 2020, este mercado ha crecido hasta llegar a ventas que superan los $100 millones. Si esta tendencia se mantiene, no es descabellado pensar que para 2030 podríamos ver un mercado de varios billones de dólares.

Las DAOs cobran importancia

Las organizaciones autónomas descentralizadas ha vuelto a cobrar importancia en Ethereum en 2019, y durante 2020 han crecido enormemente.

Estas nuevas comunidades ofrecen un nuevo paradigma de cooperación online que es digital y democrático. Así que esperar ver más de ellas en el futuro no es tan raro de pensar, ya sea que se trate de organizaciones pequeñas, grandes o incluso medianas.

Podemos pensar en DAO de inversión, DAO deportivas y DAO sociales, y hasta quizas DAO gubernamentales. Cualquier tipo de grupo que necesita cierta organización podría basarse en esta tecnología.

El dinero social ya no serían un experimento

El dinero social, o tokens personal, es uno de los más nuevos sectores que está creciendo dentro de Ethereum. Este sirve para representar acuerdos de repartos de ingresos, monedas de una comunidad, el valor de un contenido y marca, un deporista, y muchas cosas más.

Ya podemos encontrar algunos tokens personas que está comenzando a tomar impulso en plataformas sociales como Roll. Si esperamos que esta tendencia continúe, en 2030 podríamos ver como es algo normal invertir en otras personas de manera sencilla.

DeFi destrona al sistema financiero

Los usuarios de Ethereum se encuentran entusiasmados con DeFi porque funciona muy diferente a como lo hace el sistema financiero tradicional. Por esta razón es que lo llaman finanzas descentralizadas, y esta distinción no hará más que crecer con el tiempo.

La justificación se encuentra en que las personas cada vez encontraras más formas de ganar dinero con DeFi y eso atraerá más usuarios, haciendo que estas actividades se transformen en parte fundamental de las finanzas personales.

Quizás en 2030, tanto consumidores como empresas, habrán volcado parte o la totalidad de sus finanzas a plataformas DeFi. Esto deberá también ser acompañado por mejoras en estas plataformas, lo cual es una evolución normal.

Se mejora la privacidad de las criptomonedas

Uno de los principales problemas de criptomonedas, como Bitcoin o Ethereum, es la privacidad. Ni tampoco hay muchas opciones que puedan suplir esta necesidad.

Seguramente, cuando lleguemos a 2030 será un tema no menor para las personas que posean criptos. También, en este punto, podremos ver soluciones tanto que complementan las cadenas de bloques de estas criptomonedas, así como también otras criptos, creadas a partir de Ethereum o no, que implementen herramientas mixer y un mecanismo de consenso de pruebas de conocimiento cero.

Esperemos que cuando llegue ese año, veamos a las criptomonedas como lo son ahora y pensemos en ¿cómo pudimos vivir sin la privacidad con la que en ese entonces  contamos?.

Conclusión

Las promesas de los proyectos de criptomonedas son muy esperanzadoras. Y aunque todavía muchos de ellos se encuentran en sus primeras etapas, no es difícil pensar que los problemas y dificultades con las que se enfrentan ahora puedan ser resueltas en el futuro.

Si eso ocurre, miles de millones de personas se integraran a este nuevo ecosistema y eso potenciara aún más a las cripto. Lo cual nos hace pensar que lo que vendrá será aún más positivo para ellas.

Claro que el camino hasta allí no sería sencillo, teniendo subidas y bajas muy pronunciadas como nos tiene acostumbrados. Pero aun así, no podemos evitar creer que todo será mejor y que estamos deseosos de ver que es lo que nos deparan las criptomonedas.

Acerca del autor

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Precio de Criptomonedas