Bitcoin Criptomonedas

Historia del dinero hasta el Bitcoin

Historia del dinero hasta el Bitcoin

Todos conocemos la historia de Bitcoin y como en 2008 un programador anónimo, o grupo de ellos, llamado Satoshi Nakamoto publico un paper en donde describía una forma de dinero descentralizado digital.

Llamo a este invento Bitcoin, y luego de unos años desapareció sin dejar pistas de quien podría ser o si alguna vez retornaría. Pero la tecnología que creo se quedó, y lo hizo para cambiar el mundo.

Bitcoin es ahora un fenómeno de magnitud mundial, pero muchos se preguntan ¿por qué fue creado? ¿por qué tuvo éxito cuando lo hizo? ¿y por qué lo hizo cuando otros experimentos similares fracasaron?

Quizás te gustan las criptomonedas y sigues los precios todos los días, pero si realmente quieres entenderlas, tienes que comprender sus principios. Y uno de ellos es encontrar el porqué las criptomonedas fueron creadas y que es lo que intentan resolver.

Así que veamos que es el dinero y como fue que comenzó a surgir, así podremos entender el auge de Bitcoin y de las criptomonedas

El origen del dinero

En el pasado, cuando todavía nos encontrábamos en la edad de piedra, si queríamos un bien de otra persona teníamos que intercambiarlo por otro bien. Esto se lo conoce como permuta o trueque.

Al principio esto parecía una buena idea, si alguien tenía carne y tú tenías pescado, podían hacer el intercambio. El problema es que esto era una forma muy ineficiente de hacer negocios.

El mayor problema que tiene esta solución, cuyo nombre es doble coincidencia de deseos, es que para que un intercambio se realice es necesario que ambas personas quieran exactamente el mismo ítem que la otra está dispuesta a comerciar.

Supongamos que Juan quiere una vaca de Maria, Maria quiere granos de maíz de Pedro y Pedro quiere lana de Laura. En una economía de trueque sería algo bastante difícil de materializar. Lo que ocasionaría que estos intercambios no se pudieran llevar a cabo.

Los antropólogos no consideran que el dinero surgió a partir del trueque, pero a fines prácticos nosotros aquí vamos a considerar que sí.

Dentro de una economía existe a menudo un bien en particular con una demanda muy alta, y este comienza a dominar los intercambios. Pueden ser vacas, sal o, si estas en prisión, cigarrillos.

Si este bien se extiende en su uso lo suficiente, se transforma en una especie de dinero, el cual se lo conoce como dinero commodity. El problema con ellos es que no es muy escalable y, que dependiendo de cada sociedad, puede variar.

Los primeros de estos bienes que se utilizaron como dinero fueron los objetos pequeños y homogéneos que se encontraban en una región. Ejemplos de ellos son los caracoles de mar o piedras con agujeros que se utilizan para hacer collares.

Estos suelen ser durables, fáciles de guardar u ocultar de otras personas, difíciles de falsificar y es fácil saber su valor. Esto los vuelve una mejor forma de dinero que por ejemplo el ganado.

Esta adopción del dinero más robusto fue un punto central en la evolución del ser humano. Aquellas tribus que se especializaban en cazar podían ahorrar esta especie de dinero en las épocas donde tenían más éxito, y comprar de otras tribus en los momentos del año donde la caza no era tan buena o los animales migraban a otras regiones. De esta forma obtenían una provisión de comida más estable a través del tiempo y en cantidad.

Para algunos historiadores el dinero surgió a partir de estos objetos, mientras que para otros el dinero apareció gracias al crédito. El mismo es un sistema de contabilidades de favores, donde una persona le presta algo a alguien y confía en que se lo devolverá luego. Debido a las comunidades pequeñas y unidas de las tribus, es posible que el crédito haya dominado durante mucho tiempo las relaciones humanas.

Dentro de estas tribus, de no más de algunos cientos de personas, todos se conocen y saben si el crédito de un vecino tiene valor. Por eso es posible tener una línea de crédito abierta con algún comerciante que supiera cuál es tu estatus en la sociedad y quien es tu familia. De esta forma intercambiar por un bien que tú tengas en el futuro.

Con el tiempo, esta economía de créditos evoluciono a pagarés, que comenzaron a comerciarse en la economía local.

El problema con este sistema es que no puede escalar para dar paso a sociedades más grandes como las que encontramos en una ciudad o un país, ya que es imposible conocer a todo el mundo. Por tanto, para el surgimiento de estas, se necesitó un sistema más maduro de dinero.

Veamos que se necesita para que algo se transforme en dinero.

Las propiedades del dinero

La definición generalmente aceptada la conocemos por William Stanley Jevons, que en 1875 determino que el dinero debía tener estas tres características principales:

  • Refugio de valor
  • Medio de intercambio
  • Unidad de cuenta

Si un activo funciona como un refugio de valor, esto implica que podemos recuperar lo que pagamos por él en el futuro. Esto deja fuera a ítems que se utilizaron en la actualidad como pueden ser los cultivos.  Si se echa a perder entonces no nos sirve como dinero. El activo debe ser durable si busca ser un refugio de valor.

Pero no es lo único necesario para transformarse en uno, sino que necesitamos que conserve su valor cuando decidamos venderlo. Por eso existe una segunda condición para ser un refugio de valor, que es la de mantener su valor constante comparado con otros bienes de la economía.

Un medio de intercambio es un activo que usamos para intercambiar durante una transacción. Podríamos decir que una tarjeta de regalo de una tienda como Amazon es un medio de intercambio, ya que podemos comprar con ellas diferentes productos. Sin embargo, no es un refugio de valor, ya que Amazon podría dejar de existir y no tendría valor alguno.

Incluso el mismo Amazon podría cambiar las reglas del juego y ya no tener el mismo valor que antes. Además, está denominado en una moneda fíat, lo cual tiene serios problemas si queremos buscar un refugio de valor allí (lo veremos más adelante).

Pero al menos como medio de intercambio funciona bien.

Una unidad de cuenta nos permite determinar los precios. Si podemos ponerle precio a un bien con este activo, como un coche o un ordenador, entonces podemos decir que es una unidad de cuenta. Podemos hacerlo con dólares, euros y hasta bitcoins.

Las monedas fíat pueden poseer todas estas características, pero también son vulnerables al control del poder actual y acabar perdiendo algunas de las propiedades. Como es el caso de la moneda de Venezuela, que ha dejado de tener todas estas características debido a la hiperinflación que sufre. Por esta razón es que el país utiliza otros activos, como puede ser el dólar, para realizar sus intercambios.

En conclusión, que si tomos la definición de Jevons, podemos encontrar que cualquiera cosas puede acabar siendo moneda, aunque en la realidad pocas cosas lo son. No importa si es un activo físico o digital, o si está hecho de metal o de papel, mientras se posea estas características, al menos circunstancialmente, puede ser dinero.

Veamos un ejemplo de un ítem que en la historia a servicio como dinero, lo cual nos ayudara a comprender mejor estos conceptos que hemos visto hasta ahora. Podrá parecer un tanto extraño, pero para las personas que la utilizan tienen su porqué.

Piedras Rai

En Micronesia existe una pequeña isla llamada Yap. Sus habitantes tiene la extraña práctica de utilizar las piedras como dinero desde hace más de mil años.

Estas no son como cualquier piedra, sino que son enormes discos con un círculo en el medio y que están compuestas por piedra caliza. Las mismas se llaman piedras Rai, y pueden llegar a pesar varias toneladas.

Piedras Rai

Seguro te preguntarás ¿cómo hacían para llevarlas en sus monederos?, aunque en la realidad probablemente no tenían uno. Tampoco son fácilmente transportables. Entonces ¿cómo las utilizaban?.

Estas piedras nunca eran movidas del lugar, en su lugar los habitantes utilizaban un acuerdo social para su intercambio.

Una vez que dos personas se ponían de acuerdo en realizar una transacción con las piedras Rai, o una fracción de ellas, estas se consideraban transferidas. El lugar físico de estas no era de mayor importancia, ya que se basaba en un registro oral.

Cuenta la leyenda, que una vez una familia viajaban con una de estas en un bote cuando fueron atrapados en una tormenta. El resultado fue el hundimiento de la piedra al fondo del mar.

Sin embargo, aunque podríamos ver esto como una perdida monetaria, la comunidad acepto que el honor de la familia se mantuviera intacto y que el evento desafortunado no importaba para la economía familiar. Por tanto la piedra Rai continúo siendo válida y siguió siendo un medio de intercambiado con el tiempo al mantener su valor, incluso cuando nadie sabía exactamente donde se encontraba.

A día de hoy estas piedras ya no son utilizadas para el comercio, y los habitantes utilizan el dólar como moneda de intercambio. Pero si tiene algunos usos en ocasiones especiales, como pueden ser los matrimonios o negociaciones políticas.

Pero el punto aquí con el cual debemos quedarnos es que cualquier cosa puede volverse dinero, mientras que mantenga un consenso social estable acerca de su valor. El dinero podría tener un valor intrínseco, un uso más allá de ser moneda, pero no es necesario.

En el libro Sapiens, su autor dedica un párrafo a este asunto:

¿Por qué debería alguien estar dispuesto a cambiar un fértil arrozal por un puñado de inútiles cáscaras de vaca? ¿Por qué está dispuesto a hacer hamburguesas, vender seguros de salud o cuidar a tres mocosos detestables cuando todo lo que obtiene por su esfuerzo son unos trozos de papel de colores? La gente está dispuesta a hacer esas cosas cuando confía en los productos de su imaginación colectiva. La confianza es la materia prima con la que se acuña todo tipo de dinero.

Y si quieres otra definición más escueta, tenemos a Peter Thiel que dijo lo siguiente:

El dinero es sólo una burbuja que nunca estalla.

Al final, las piedras Rai nos cuentan una realidad importante, que la forma que tome el dinero es arbitrario. Lo que importa finalmente es la función que juega dentro de la sociedad.

Veamos ahora como el dinero ha ido evolucionando hasta nuestros días.

El metal como dinero

Evolutivamente, el dinero como lo conocemos hoy en día, comenzó con los metales preciosos. El primero de ellos se cree que fue utilizado cerca de 1.000 años antes de cristo, en el comienzo de la edad de hierro.

Seguro que todos entendemos por qué los metales preciosos acabaron siendo dinero, pero es interesante plantearnos las pregunta de porque las sociedades acabaron utilizándolos. Hay razones inherentes a los metales preciosos que los vuelven mejores formas de dinero que las piedras. Eso se debe a que:

  • Son llamativas visualmente para decorar y utilizar como joyería
  • Son escasos
  • Son durable y difícil de corroer
  • Difíciles de falsificar
  • Divisibles

Al principio se utilizaban trozos de oro y plata como dinero, y no fue hasta cerca del año 600 antes de cristo que comenzaron a acuñarse en la zona que hoy se conoce como Turquía. Las monedas fueron creadas a partir de una aleación de oro y plata.

Se puede pensar que la razón por la que se comenzó a acuñar las monedas, en lugar de solo utilizar el oro y la plata como tal, se debe a que se necesitaba una forma de estandarizar las cantidades. Pero a decir verdad, muchas sociedades de ese entonces utilizaban un sistema de créditos, y el oro como tal se utilizaba en ocasiones muy específicas, al menos en transacciones locales.

Primera moneda de oro

Un antropólogo llamado David Graeber especula que la acuñación tuvo como fin el organizar las necesidades de los ejércitos y mercenarios.

Los soldados debían viajar grandes distancias para combatir y necesitaban de recursos, el problema es que en esas zonas nuevas no tenían ningún tipo de crédito y confianza como para conseguir alimentos y suministros. Por eso se les pagaban en estas monedas, que su valor era reconocido.

Aun cuando la acuñación no tenía valor para los comerciantes de ciertas regiones, el metal precioso con el que estaban hechas sí.

Tuvieron que pasar 1.600 años hasta que veamos la aparición del dinero en papel, 1.000 años después de cristo. Este fue inventado en China durante la Dinastía Song, y fue posteriormente exportado a Europa por Marco Polo.

Dinero papel de China

Estos papeles tenían la intención de ser intercambiados por cantidades fijas de oro, plata y seda, pero en la práctica esto no estaba permitido. Por lo que al final no tenían ningún bien que los respaldara. Este fue el primer dinero fiduciario de la historia.

Producir este dinero es mucho más barato que acuñar monedas de oro, y aunque el papel fue inventado en China y exportado a Europa en el siglo 13, no necesariamente se necesita este para crear dinero fiduciario. Las monedas de un centavo y cinco centavos son monedas fíat hoy, ya que el metal con el que están compuestas es menos costoso que su valor como moneda.

La pregunta entonces es ¿por qué no fue creado anteriormente?.

David Graeber cree que el surgimiento de este tipo de dinero encontró las condiciones ideales en China. Este era un gobierno lo suficientemente poderoso y centralizado para imponer control desde arriba hacia abajo en cuestiones económicas.

Después de ver tantas películas o leer libros pensamos que los reyes tenían un basto poder sobre sus súbditos, pero la realidad es que carecían del control que observamos en algunos gobiernos en la actualidad. Por tanto, no podían imponer sus propias monedas en las economías locales.

Con el tiempo fueron consiguiendo más control sobre la economía de sus regiones, debido a los avances tecnológicos y desarrollos en materia burocrática. Con esto también llego una estandarización y control sobre la moneda.

Los bancos modernos

Hoy la mayoría de las transacciones se realizan con un banco como intermediario. Aunque no es un invento particularmente antiguo si lo comparamos con la enorme historia del ser humano.

Los cambistas, los prestamistas y los depositantes son bastante más antiguos, en cambio los bancos modernos fueron creados en la Italia renacentista. Podemos darle las gracias a la familia de los Médicis, o no tanto. Fue una época en donde las quiebras de los bancos eran comunes.

El dinero en papel finalmente llego a Europa en el año 1661, de la mano de las notas bancarias Suecas. Antes de que existieran los bancos centrales, toda la banca era privada. Cada banco emitía su propio papel moneda, que podía ser luego intercambiado por oro que los bancos tenían en reserva.

Si tenemos en consideración que las reservas de los bancos ahora son en dólares, en lugar de oro, no está mal que repasemos la historia monetaria de los Estados Unidos.

Cuando este país fue fundado, el gobierno fue el responsable de acuñar monedas plata y oro, siendo el dólar un papel que podía intercambiarse por una cantidad fija de metales preciosos.

Durante este periodo, la mayor circulación de dinero estaba dado por los billetes emitidos por los distintos bancos comerciales, una cifra que alcanzo los 5.000 tipos diferentes.

En este comienzo de la historia de los Estados Unidos solo hubo un breve periodo de tiempo en el que se imprimió dinero fiduciario, y fue durante la guerra civil en 1961.

Debido a la gran variedad de mondas circulantes y al poco poder que tenía el estado, se le atribuyo a estos argumentos los pánicos y corridas bancarias. Para enmendar la situación se creó en 1913 un banco central independiente llamado Reserva Federal, la cual tenía como fin estabilizar el sistema bancario.

A la Reserva Federal se le dio el poder de imprimir dólares en exclusiva, con el mandato de prevenir los pánicos y las crisis monetarias. Aunque solo se le exigió que mantuviera un 40% de oro respaldando los billetes que emitiera.

Después de la segunda guerra mundial, Estados Unidos se transformó en la superpotencia economía que conocemos a día de hoy, usando ese poder para moldear el sistema financiero en lo que se conoce como el pacto de Bretton Woods.

Las potencias que se adhirieron al pacto fijaron una tasa de intercambio entre su moneda y el dólar, el cual estaba a su vez respaldado por el oro. Esto creo cierta estabilización de las tasas de intercambios entre las monedas más importantes.

El problema de este tipo de soluciones es la centralización, y la historia nos cuenta que no duro mucho la estabilización, debido a que en 1970, con el justificativo de la guerra de Vietnam, el patrón oro se volvió a quebrar.

Esto hizo que el dólar perdiera valor y que los países debajo del pacto comenzaran a cambiar sus reservas de dólares por oro, dejando a Estados Unidos sin ellas. Lo que obligo a Nixon a salirse de la convertibilidad de dólares por oro, y terminar finalmente con el patrón oro para dar paso a un sistema puramente fiduciario.

Ahora la reserva central obtiene mucho más poder y flexibilidad para dictar como son las políticas monetarias del país y, en parte, el mundo. Generando un efecto en cascada que llevo a que otros países también transformarán a sus monedas en dinero fiduciario.

Aquí volvemos nuevamente a las piedras Rai y ¿qué le da valor al dólar? Ya que no está más respaldado por el oro. La respuesta radica en que todo el mundo esta de acuerdo en su valor. Técnicamente cualquier persona puede aceptar como moneda lo que crea conveniente en Estados Unidos, sin embargo, se decantaron por el dólar.

Una razón por la cual las personas confiaron en el dólar es que la Reserva Federal hizo la promesa de tomar acciones razonables acerca de la moneda, manteniendo estable su poder de compra en el mercado.

La segunda razón es que los pagos de impuestos debían ser realizados en esta moneda. Por tanto, esto provocaría una mayor demanda del dólar por parte de aquellos que necesitaran pagar sus impuestos, haciéndola valiosa.

Sin embargo, todo lo que parecía ser algo positivo para la economía no lo fue tanto, y desde ese entonces la economía de Estados Unidos ha sufrido crisis bancarias e inflación de dos dígitos. Y es que a pesar de la confianza que existe, o existió, sobre el solar, la centralización la hacen un arma de doble filo. Las personas que tengan estas mondas en su poder siempre estarán pendientes de las medidas que tome la Reserva Federal.

Aquí es donde aparece la figura de Satoshi Nakamoto, que viendo los rescates a grandes empresas durante 2008 decidió crear el protocolo de Bitcoin. La clara muestra de esto es la información que encontramos dentro del primer bloque, que hace referencia al titular de una nota  que dice:

The Times 03/enero/2009 Canciller al borde del segundo rescate de los bancos.

Pero esto no es suficiente para llegar a la parte de Bitcoin. También debemos entender como ha sido la historia de como se han realizado las transacciones.

Segundo rescate de los bancos

La tecnología de las transacciones

Desde el surgimiento del dinero, ha habido muchas tecnologías para facilitar que podamos enviarlo. Alguna de ellas son los billetes de papel, cheques, letras y crédito.

Pero la tecnología moderna ha permitido evolucionar hasta una forma de pagos que conocemos como tarjetas de créditos. El comienzo de su historia lo podemos hallar en los años 20, en donde las primeras tarjetas de créditos eran emitidas por los comerciantes para usar en sus propias tiendas. Sin embargo, la idea que tenemos de ellas no se vio hasta los años 50, en donde ya fueron utilizadas como medio de pagos global.

La primera de ellas fue Diner’s Club en 1950. Esta fue creada de cartón y era solamente aceptada en 27 restaurantes de Nueva York. El número fue prontamente creciendo, a medida que más personas adoptaban esta forma de pagar sin contar con dinero encima.

Visa se fundó en 1958 y Mastercard en 1979. Ambas pronto comenzaron una campaña agresiva de conseguir clientes que suponía enviar a las personas una tarjeta por correspondencia. Así enviaron millones a todas las direcciones conocidas.

Tarjeta de credito Visa

En los 80 ya era muy común que la gente las utilizara en Estados Unidos, y pronto también se extendió su utilización por Europa y más países del mundo.

El próximo avance se debe a la aparición de Internet, que comenzó a tener una gran adopción a partir de los años 90. Al principio, todos los pagos en internet se realizaban con tarjetas de créditos, ya que su red era bastante robusta y todo el mundo tenía una.

Pero esta nueva forma de comprar y vender necesitaba una solución nativa, y de ahí surgieron varios intentos como Cybercash y DigiCash. Aunque no fue hasta PayPal que finalmente obtuvimos una solución exitosa, saliendo a bolsa en 2002 y siendo vendida a eBay por $1,5 mil millones.

Actualmente existen muchas opciones para hacer tus compras online. Hay tarjetas de crédito y de débito, pero también existen métodos como el de PayPal y otros monederos digitales que hacen el asunto mucho más sencillo. Con la llegada de las criptomonedas seguramente esto todavía se simplifique más.

El nacimiento de Bitcoin

La historia de la humanidad ha visto grandes evoluciones en los incentivos y formas de las monedas. Claro que esto ha sido un más que breve resumen de toda la historia de las mismas, aunque igual sabemos que la historia de las monedas acaba con la invención de las criptomonedas.

Desde su lanzamiento en 2009, Bitcoin ha sacudido las bases del sistema financiero. En 2010 un bitcoin tenía un valor de $0,003, y en diciembre de 2017 de $20.000. Un incremento de más del 6.000.000%.

Actualmente, su precio es de casi $60.000, y su tasa de adopción no para de crecer día a día. Aunque aún está muy lejos de significar algo a escala global, pero continúa creciendo.

Es una historia reciente, pero la de Bitcoin es una historia que va más allá del precio. Hay una ideología detrás de ella, y una subcultura de ciberpunks que ha estado trabajando en una idea similar desde hace tiempo. Bitcoin es la culminación de eso, el resultado de mucho esfuerzo para construir una moneda digital que pueda hacerle frente al dinero como lo conocemos.

Acerca del autor

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Precio de Criptomonedas