Blockchain

¿Es posible un sistema electoral en blockchain?

Votación sobre blockchain

Durante el siglo XXX, la democracia fue una excelente idea qué ayudo a que los países prosperaran a pesar de las grandes guerras y los problemas diversos que sufrieron estas sociedades. Era una un gran cambio con respecto a las formas de gobierno anteriores que solo permitían a una escasa porción de la sociedad prosperar mientras el resto solo se limitaba a trabajar para ellos.

El termino democracia proviene del griego y significa «gobernado por personas», dando a entender que de esta forma un estado toma decisiones en forma conjunta por el bienestar de todos. Sin embargo, esto es ampliamente discutible, incluso durante el apogeo de este sistema de gobierno. Ya que desde siempre ha sido víctima de manipulaciones y distintas artimañas.

Los casos más recientes son el de Venezuela, pero podemos buscar numerosos casos donde las elecciones no hay sido del todo útiles. Esto se debe en gran medida que si bien el sistema funciona, no lo hace sin algunos fallos, permitiendo que las fuerzas oficiales tengan cierta ventaja a la hora de perpetuarse en el poder. En particular cuando se trata de regímenes que solo tiene de democrático su llegada al poder pero el resto ya sabrán como continua .

Otro problema particular del sistema democrático es la polarización de la sociedad, que lleva a alimentar a los más extremistas y generar grandes conflictos dentro de una misma nación. A eso es necesario sumar todo el aparato burocrático necesario para su funcionamiento. Millones de votantes deben poder emitir su decisión de forma rápida, eficiente y legal, todo mientras mantiene algunos principios básicos.

El sufragio debe estar disponible para todos los adultos, salvo algunas contadas excepciones, las elecciones deben gozar de una naturaleza libre y competitiva, el voto debe ser discreto, y por sobre todas las cosas, estos deben ser iguales, lo que implica que cada uno de ellos debe equivaler a uno.

La modernización del proceso electoral

En los países del primer mundo puede parecer que la votación es tan simple como manejar con tu coche hasta el centro electoral y completar el proceso. Sin embargo, existen adversidades qué plantean dificultades para parte de la población. Y si entendemos a la democracia como algo universal, esto viola ese concepto en primera medida.

En Estados Unidos, por ejemplo, los militares que se encuentran asentados en otro países o civiles que viven en otras regiones del mundo por cuestiones laborales tienen serios problemas a la hora de participar en un proceso electivo. Los métodos con los que cuentan ahora son los de hacerlo a través del servicio postal o con una boleta electrónica que es enviada en formato PDF a través de un correo electrónico o fax. Estas dos opciones plantean grandes dudas sobre su seguridad.

Incluso aunque fuera tan sencillo como hacer un par de kilómetros hasta el lugar designado para votar, muchas personas optan por no hacerlo. Incluso en países donde es obligatorio hacerlo y se debe pagar una especie de multa por no cumplir con tus «obligaciones» civiles.

Aun es peor es países donde el transporte es tan precario que imposibilita a las personas si quiera poder trasladarse hasta donde sea necesario. Este es el caso de India, donde en las pasadas elecciones votaron más de 500 millones de personas. Como los viajes eran tan largos para poder emitir el voto, el país declaro ese día como feriado nacional.

Votación en India

Indonesia, por otro lado, también encuentra grandes inconvenientes para sus más de 250 millones de personas distribuidas en más de 18.000 islas.

Aquí es donde entra la tecnología y sus capacidades para hacer más sencillo todo, no solo desde un punto de vista de lo conveniente, sino también desde la eficiencia. Los gastos en los que se incurren para poder tener un sistema electoral son tan altos que realmente cuesta creer que todavía no hayamos buscando un método mejor. Aun mas cuando ese dinero podría ser destinado a otros fines más apremiantes.

Las criptomonedas, y la tecnología blockchain qué hace posible estas, fueron creadas desde un punto de vista libertario. Es decir que, su mayor objetivo no es el de ayudar a los gobiernos en sí, sino a la sociedad, eliminando los puntos de fricción que implica la burocracia y los puntos de falla que se encuentra en el control que ostentan unas pocas personas, al menos desde lo monetario.

Mientras se transita de un sistema en donde los bienes públicos no pueden ser gestionados desde el sector privado y es un mal necesario un gobierno como tal, la cadena de bloques puede ser de gran ayuda para modernizar un sistema completamente anticuado y vulnerable.

Durante años se ha intentado crear un sistema completamente digital que permita a las personas participan sin todos los inconvenientes ya descriptos, como por ejemplo con un teléfono celular. En el caso de India, se estima que hay una cantidad de 800 millones, muy superior a la cantidad de personas que han votado en las ultimas elecciones.

Por desgracia, siempre ha habido escollos que sortear cuando hablamos de tecnología y algo tan importante como emitir un voto que puede decidir el destino de toda una nación. Los riesgos principales que se suelen citar generalmente tienen que ver con la autenticación de los votantes, los malwares presentes en el lado del cliente (en el móvil donde se encuentra la app, por ejemplo), los ataques a la red y los de denegación de servicio (DDoS).

En el pasado, combatir a estos era un precio demasiado alto para compensar los beneficios de una votación en línea. Tanto que la decisión era que hasta que no pudiera hallarse una solución a esos problemas de seguridad no podría considerarse un sistema que funcione sobre internet para algo tan delicado como las elecciones publicas.

Experimento de democracia digital

Hace poco, una app llamada Voatz realizo un experimento en 24 condados del estado de Virginia Occidental, en donde los votantes tenían la opción de elegir a sus gobernantes en una una elección intermedia a través de una aplicaron de móvil tanto para Android como para iPhone.

Para ello se hizo una utilización de una blockchain privado y las boletas eran transmitidas a múltiples ordenadores que verificaba la validez de los votos antes de ser tomados en cuenta. La app utiliza una encriptación de extremo a extremo y aprovecho las capacidades de verificación biométrica que poseen los dispositivos, como los escáners de huellas dactilares o de retina.

Existen criticas a esta implementación debido a que los votos, a pesar de utilizar una tecnología considerada segura e inmutable como es blockchain, no viajan de forma directa a la cadena de bloques. Esto crea un espacio que puede ser explotado por actores mal intencionados. Para los detractores de Voatz, esta es solo una app con una cadena de bloques vinculada a ella.

Sobre esto surgieron grandes opositores, que argumentaron, con razón, que dentro de la lista de amenazas se encontraban los malware y los ataques a la red. Además, pusieron énfasis en que una votación de este tipo hace más fácil la compra de votos. Algo que fue alimentado por la falta de transparencia en los protocolos utilizados, tanto de esta solución como de otros sistemas de voto online.

La realidad es que uno de sus fundadores, Nimit Sawhney, ha brindado mayores detalles sobre el asunto, comentado que la plataforma se basa en la tecnología Hyperledger, de la que ya hemos hablado. Este framework de código abierto ha sido desarrollador tanto por la Fundación Linux como IBM, entre otros.

Los motivos que llevaron a su creador a desarrollar esta app se encuentra en su experiencia a corta edad cuando vivía en la India:

Algunas de las cosas que vi cuando era niño eran impactantes, solo la imagen de alguien que te obliga a votar a punta de pistola. En ese momento me daba miedo y la imagen realmente se quedo en mi cabeza, aunque no entendí la magnitud de la misma hasta que crecí.

Lo interesante de este proyecto radica en que se han llevado a cabo pruebas a menor escala que han permitido construir la suficiente confianza para implementarse en algo a mayor escala. Comenzaron trabajando con colegios y universidades para las elecciones estudiantiles. También han trabajado con sindicatos, asociaciones sin fine de lucros, iglesias y otros tipos de asociaciones menores.

«Todas estas no requerían de una seguridad de grado militar en la plataforma», cuenta Sawhney. «Pero fue importante para nosotros pasar por ese proceso para comenzar a generar confianza. Sí ha votado en su elección sindical, en su universidad y luego en las elecciones locales de su ciudad, no hay un gran salto de fe».

Horizon State es otro proyecto trabajando justamente en este mismo problema, preparando una plataforma para la isla de Sumatra, Indonesia, y así poder llevar a la realidad un caso de prueba de la tecnología. De funcionar bien, se espera que escale hasta las elecciones regionales y nacionales. A su vez, también están trabajando con el Partido Democrático de la India para tener una primera opinión entre sus mas de 3 millones de miembros esparcidos por ese basto país.

Opiniones en contra

A parte de los riesgos en seguridad que hemos vistos, existen también otros argumentos muy validos en contra de un sistema así. En especial cuando el gobierno debe otorgar las credenciales criptográficas a los votantes par que estos puedan participar. Es decir, las claves privadas para poder ingresas sus votos al blockchain.

En el caso de que un gobierno extranjero quisiera interferir con la votación de otro, solo debería hackear el ordenador del gobierno para generar y distribuir nuevas claves. Pudiendo sobornar a candidatos de su agrado con «nuevos» votantes.

Pero allí no acaba el asunto, que esto puede extenderse hasta vulnerar los ordenadores o teléfonos móviles de los votantes para votar por ellos. Pueden utilizar una técnica como la de phishing para engañar a los votantes y obtener sus credenciales. O sino, simplemente hacerles pensar que han emitido su elección cuando en realidad no.

Esta ultima es particularmente compleja ya que aunque pudiese luego revisar que hemos emitido el voto y qué es el deseado, existe también la posibilidad de que el voto de la víctima se utilice para otro candidato. El proceso para demostrar que no es a quién quiso votar es bastante complejo. Debería existir en ese caso un mecanismo por el cual las personas pudieran dar a conocer el problema y un proceso fiable para solucionarlo.

Estos sin dudas son situaciones muy serias que deben ser resueltas antes de comenzar a utilizar a gran escala un sistema como este . Sin embargo, no utilizar nueva tecnología solo por contratiempos tecnológicos no es la mejor forma de enfrentarse a estos problemas. Debemos encontrar nuevas formas, nuevos caminos, para ofrecer una solución mejor que sea más democrática.

Conclusión

Los sistemas de votación electrónicos y la tecnología blockchain aun deben madurar. Aquellos que crean que en cuestión de pocos años vamos a tener sistemas que cambiaran radicalmente nuestras vidas están equivocados. Es un tecnología prometedora, pero aun tiene un largo camino por delante antes de adaptarse a lo que necesitamos.

Blockchain como herramienta para poder votar a través de internet aun es imperfecta y solo es una promesa de posibilidad. Pero la buena noticia es que existen personas trabajando en ella y volcando todo su talento para encontrar soluciones a todos los problemas que podrían surgir. El hecho de que estén siendo probadas a pequeña escala, permite arreglar cualquier tipo de imprevisto mientras se mejora y se itera hasta conseguir una solución deseada que pueda ser puesta en funcionamiento en un contexto mayor.

Las plataformas y soluciones que hoy vemos como obvias no existían como tal hace algunos años atrás. Estas fueron evolucionando hasta convertirse en lo que hoy son. Lo cual nos plantea un futuro muy prometedor para blockchain y esta aplicación en particular. No esperes que en las próximas elecciones locales este disponible para su uso en donde sea que estés, esto llevara su tiempo y debemos esperar.

Lo que no debemos tolerar es la falta de visión y las ganas por progresar. La humanidad siempre ha encontrado dificultades, pero no por eso se ha quedado con los brazos cruzados diciendo que esto no funciona y por tanto no podemos utilizarlo jamas. Siempre hemos buscado la forma de implementar nuevos métodos, nuevas maneras de hacer las cosas que nos ha llevado a progresar cómo sociedad.

Acerca del autor

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Suscribete

Precio de Criptomonedas