Blockchain

La economía colaborativa está en auge y blockchain quiere entrar

Economía colaborativa con blockchain

Debido a la falta de oportunidades y la desilusión que le provocó a los millennials los gobiernos centrales y las grandes corporaciones, estos tomaron cartas en el asunto y en el 2018, en medio de la crisis económica, desarrollaron una economía que es auto iniciada y totalmente inclusiva. Comúnmente llamada economía colaborativa, estos modelos económicos involucran a millones de individuos capitalizando las cosas que ya poseen

En la economía colaborativa, cualquier cosa puede ser monetizada. Un vehículo personal puede transformarse en taxi, habitaciones separadas pueden ser cuartos de hoteles, y el tiempo extra puede ser llenado al completar tareas para otras personas. Cada expresión de la economía colaborativa trae nuevas oportunidades financieras donde antes no existían.

Todas estas oportunidades han probado ser un boom financiero para los individuos que participan en la economía y para las compañías que ayudan a facilitar esto. El Brooking Institute cree que la economía colaborativa está prepara para alcanzar una cuota de mercado de $335 mil millones para el año 2025. El Pew Research Center estima que «el 72% de los adultos estadounidenses han utilizado al menos uno de los 11 servicios compartidos y bajo demanda.

Uber, la compañía más prominente que facilita la economía colaborativa, ha pasado tiempo como la compañía privada más rica y, aparte de los escándalos empresariales, ha demostrado ser prolífica en el desarrollado de la economía colaborativa.

Es a la vez el producto de los valores anticuados de la comunidad y la consecuencia natural de nuestra robusta era tecnológica. Las aplicaciones móviles y los pagos digitales dominan la economía del intercambio, y continuamente surgen nuevas plataformas. Cada uno hace que la economía colaborativa sea un poco más sólida.

Claro que mientras la economía colaborativa continúa desarrollando, sus defectos se vuelven más evidentes. A pesar de que posee una cultura definitivamente independiente, la economía colaborativa está dominada por unas pocas empresas de marca que controlan las mentes y la cuota de mercado. Puede ser extremadamente difícil para las nuevas empresas tener éxito en este entorno, lo que perjudica a los consumidores porque es igualmente difícil encontrar nuevas empresas.

Además, a medida que el cúmulo de compañías tecnológicas comprometidas comienza a crecer, la confianza está en su punto más bajo. Lamentablemente, en la economía colaborativa, la confianza es tan esencial como la moneda y la seguridad es un bien escaso.

Por suerte, las últimas tecnologías, especialmente la de blockchain, ayudará a la economía colaborativa a reconocer su potencial al ayudar a las empresas a mejorar la visibilidad, la facilidad de uso y la seguridad.

Con un espíritu de innovación y avance, varias iniciativas de blockchain están abordando estos problemas con nuevas plataformas robustas que pueden impulsar la economía de compartir hacía una cuota de mercado mayor y más efectiva.

ShareRing reúne en una aplicación móvil las muchas empresas y servicios dispares que componen la economía colaborativa. Utilizando funciones conocidas como el registro único, ShareRing expone a los usuarios a una red global segura de oportunidades dentro de la economía colaborativa, y lo hace todos desde una sola aplicación.

Además, ShareRing permite a los usuarios participar al disfrutar de nuevos servicios y dejar revisiones y valoraciones de su experiencia. Se alienta a las empresas a proporcionar los servicios más innovadores, y los usuarios tienen un papel activo en la conformación de la economía colaborativa.

En gran medida, ShareRing actúa como Amazon en la economía colaborativa, porque agrupa gran cantidad de servicios mientras permite a los clientes que estos sean fácilmente descubiertos y poder interactuar directamente con las compañías a través de la app. Usando su moneda digital nativa, los usuarios pueden fácilmente pagar por los servicios mientras mantienen la robusta seguridad y privacidad que es posible por blockchain.

Mientras tanto, Origin, una plataforma alojada en el popular blockchain de Ethereum, está creando un protocolo que permite a los desarrollador lanzar sus propias economías colaborativas al mercado. Origin sirve como un conducto para construir conexiones entre activos, servicios, compradores y vendedores. Es tecnológicamente innovador y prácticamente necesario.

El blockchain fue creado inicialmente para servir como base central de la primer criptomoneda, Bitcoin. Pero eso no implica que no pueda mejorar las habilidades de las plataformas para procesar y asegurar las transacciones digitales, mientras garantiza que la economía colaborativa se base en la confianza y se promulgue con la mejor tecnología posible.

Para que los movimientos disruptivos no se desvanezcan, necesitan ser impulsados continuamente hacia adelante. El blockchain y las plataformas como ShareRing y Origin garantizan que tenga el impulso necesario para sostener el movimiento y cumplir su posibilidad como un mercado que excede los $300 mil millones y aporta valor e independencia a millones de personas.

Fuente: Bitcoinist.com

Acerca del autor

Criptotario

Me llamo Martin, soy ingeniero y apasionado de las inversiones y la tecnología. Me gusta mucho leer libros y todo aquello que me haga mejorar día a día.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Suscribete

Precio de Criptomonedas