Bitcoin

Como Bitcoin podría acabar con con el dinero fiat

Bitcoin vs dinero fiat

Las criptomonedas han estado entre nosotros desde 2009, cuando Bitcoin marcó el camino para que ahora tengamos miles de criptomonedas.

La mayoría de las transacciones de criptomonedas tienen lugar en los exchanges online, lo que le otorga un cierto anonimato que ha llevado a que las monedas virtuales se asocien con actividades delictivas. Pero sin embargo, este anonimato y lo convenientes que son también han hecho posible que se vuelvan extremadamente populares. Se estima que más de seis millones de personas ahora poseen monedas virtuales, incluido muchos inversores que buscan convertirse en otro multimillonario de criptomonedas.

Con lo popular que se han vuelto, no es descabellado pensar que en algún momento estas puedan jugar un papel predominante en nuestra vida financiera. Quizás por esto muchos países, por el temor a que sus ciudadanos evadan impuestos, han anunciado sus planes de lanzar sus propias criptomonedas. Venezuela ya se encuentra en la pre venta de sus Petro, y Suecia estima que podría lanzar la suya en 2020.

Pero aunque esto parezca muy bonito en los papeles, todavía queda mucho tiempo antes de que las personas se alejen de las monedas fiat. Aunque algunos expertos dicen que una combinación de criptomonedas independientes y nacionales podría acaba desplazando a las monedas que las persona han usado por años.

 

Adoptando al Bitcoin

Si las predicciones de los expertos son correctas, y las personas comienzan a utilizar de forma regular las monedas digitales en lugar de las tradicionales, esto podría demorarse al menos una década. Mientras tanto muchas tiendas han comenzado a lanzarse a esta nueva «moda», por llamarlo de una manera. Nada más por ser algo nuevo, pero que seguramente está lejos de desaparecer.

Microsoft y Expedia han comenzado a aceptar criptomonedas, y recientemente una encuesta en los Estados Unidos arrojó que el 60% de las tiendas están dispuestas a aceptar Bitcoin como forma de pago.

Algunos estados como Arizona, Vermont y Florida se encuentran cambiando sus leyes para alentar los desarrollos con tecnología blockchain, la cual es la tecnología que se encuentra detrás de las criptomonedas.

Además, no solo las compañía están comenzando a aceptarlas, sino que industrias completas. La industria de bienes raíces ha sido la primera, así vemos cómo se han vendido inmuebles en Washington, Japón y hasta en Dubái.

Para esta industria es bastante conveniente el aceptar las criptomonedas. En las transacciones inmobiliarias tradicionales, un comprador y un vendedor deben contratar una compañía de seguros de títulos para que transfiera la escritura y garantice los derecho de propiedad al comprador. Este proceso puede tomar días o incluso semanas.

Pero con Bitcoin esto puede darse de forma instantánea. Las monedas virtuales pueden ser transferidas de un monedero a otro. El blockchain se actualiza con la información de la transacción y se libera la escritura.

Natalia Karayaneva, CEO de Propy, una compañía de bienes raíces de San Francisco dijo sobre las transacciones de criptomonedas:

Es muy sencillo y fácil. Solo te logueas, pagas, firmas los documentos electrónicamente y luego obtienes una escritura de propiedad con una dirección en el blockchain, tan pronto como se recibe la criptomoneda. Sin problemas con los bancos.

También es una solución para los alquileres, en Nueva York el año pasado algunos departamentos comenzaron a aceptar criptomonedas como pago de la renta.

 

Criptomonedas nacionales

A medida que un gran número comience a hacer pagos que no son rastreables, que no involucran a los bancos ni a otras instituciones financieras, los gobiernos buscan emitir sus propias monedas virtuales que permitan la conveniencia que vemos en Bitcoin, Ethereum o Ripple, pero manteniendo el control para registrar las transacciones y posteriormente gravarlas.

Algunos creen que las criptomonedas nacionales podrían ayudar a aliviar las fluctuaciones violentas que vimos en el precio del Bitcoin y el mercado general de criptomonedas. Esto si bien a los entusiastas de las criptomonedas no les gusta tanto, ya que la privacidad y la descentralización son aspectos no negociables del atractivo de ellas, puede ser favorable para una adopción masiva. A día de hoy la volatilidad es un rasgo que hace bastante difícil a las personas plantearse su utilización de forma cotidiana.

Kevin McIntyre, profesor de economía en MCDaniel College en Westminster, Maryland, dijo:

No hay fundamentos que podamos usar para determinar cuánto vale realmente Bitcoin. Esto hace que sea difícil predecir el futuro, y cuánto puedes perder si estalla la burbuja.

Si Estados Unidos se dispusiera a emitir su propio dinero virtual, este seguramente rivalizara en estabilidad con el dólar. Y una mayor estabilidad sería atractivo para los consumidores e inversores, aunque ciertos problemas permanecerán. Todos aquellos que hacen que los libertarios amen a las criptomonedas, el desligar el poder del estado sobre el dinero.

Otros problemas son que ciertos monederos de criptomonedas son más vulnerables a los hackeos, a diferencia de las cuentas de bancos convencionales, por lo que la seguridad es uno de los problemas. Otro tiene que ver con los pagos equivocados. Con las criptomonedas existe el problema de que cometas un error al escribir la dirección del pago y termines enviándolo a otra persona.

Según Rod Garratt, un profesor de economía en la Universidad de California, Santa Bárbara:

Se necesitará mucho trabajo para asegurar la infraestructura. En este momento, si sigues las criptomonedas, cada dos semanas hay una gran historia sobre un incidente de hackeo, que está asustando a mucha gente, especialmente a los más ancianos.

Pero a decir verdad, ambos problemas son bastante solucionables. Con respecto al hackeo se pueden utilizar métodos offline, como los monederos hardware, para almacenar nuestra clave privada. Y en cuanto al equivocarse en la dirección, se podría tener ayuda de un software para no tener que ingresar ese dato de forma manual.

 

La demanda de privacidad

Aun cuando los gobiernos quieran emitir sus propias criptomonedas, los expertos creen que el Bitcoin no irá a ninguna parte. Ya que las monedas de los gobiernos, digitales o no, tienen todo aquello que los creadores de las criptomonedas detestan, como el control, la falta de anonimato y la inflación.

McIntyre dijo:

Si me conectara y comprara algunos productos con los dólares de un gobierno, esas empresas podrán identificar quien soy, que he comprado y realizar publicidad específica según mis hábitos de compras anteriores, tal como lo hacen ahora con los pagos en dólares. Y todavía habrá persona que ven esto como intrusivo y una falta de privacidad con la que no se sienten cómodos.

Al final el futuro de las criptomonedas dependerá de qué valoramos más, si la seguridad y estabilidad de las monedas de los gobiernos o la privacidad e independencia de estos.

Acerca del autor

Nicolas Mandarieta

Desarrollador de software, gamer, geek y amante de la pizza.

Agrega un Comentario

Haz clic aquí para añadir un comentario

Suscribete

Precio de Criptomonedas